LA TOMA DE DECISIÓN

El entrenamiento de ”la toma de decisión”

Recupero un artículo que he leído y que me parece de lo más interesante…

Uno de los aspectos que dictan el nivel de un portero es, sin duda, las tomas de decisión que realiza en competición. Bajo mi punto de vista, un portero puede ser muy bueno técnica y tácticamente pero si sus tomas de decisión no son correctas, nunca llegará a ser un gran portero. Dicho esto, mi pregunta es la siguiente: ¿se entrena la toma de decisión en el portero?

 Al igual que mecanizamos acciones técnicas y tácticas, ¿se pueden mecanizar las tomas de decisión? Mi opinión es que sí y voy a intentar razonar mi respuesta.

Partiendo de que, como he dicho anteriormente, la toma de decisión es uno de los aspectos más importantes en un portero, creo que su entrenamiento es imprescindible. Antes de dar mi opinión al respecto, voy a ”tirar” de enciclopedia para definir de un modo teórico el tema a tratar:

La toma de decisión es el proceso mediante el cual realizamos una elección entre varias opciones que tenemos para resolver situaciones que surgen en diferentes contextos. Consiste, básicamente, en elegir una opción entre varias disponibles para resolver una situación o problema.

Para tomar una decisión, cualquiera que sea su naturaleza, hay que conocer, comprender y analizar el problema para poder solucionarlo correctamente.

Existen dos tipos de ”’decisiones”:

     – Decisiones programadas: Son aquellas que se toman frecuentemente, es decir son repetitivas

       y se convirte en una rutina tomarlas; como el tipo de problema que se resuelve y se presentan

      con cierta regularidad ya que se tiene un método bien establecido de solución y por lo tanto se

      conocen para abordar este tipo de problemas. También se las llama decisiones estructuradas.

     – Decisiones no programadas: También conocidas como decisiones no estructuradas. Son

       decisiones que se toman ante problemas que se presentan con poca frecuencia. Suelen

       utilizarse en casos excepcionales y poco probables.

Al principio, os comentaba que, bajo mi punto de vista, la toma de decisión se puede entrenar. En otra ocasión comenté que el mejor entrenamiento para mejorar y mecanizar aspectos técnicos es el analítico. En cambio, para realizar un entrenamiento en donde las tomas de decisión son las protagonistas, sin duda, la metodología debe ser mixta o global. Por eso, en el apartado de ”entrenamientos” explico que para mi la metodología perfecta es una mezcla de las tres (analítico, mixto y global) y que, según varios aspectos (categoria, edad, nivel, contenidos a entrenar, etc.) utilizaremos una u otra. Eso si, siempre la meta debe ser llegar a entrenar ”situaciones reales” que el portero se pueda encontrar en la competición.


Para llegar a este tipo de entrenamientos, además de tener una base analítica técnico-táctica, el portero debe ”conocer el juego”. Esta es para mi una de las cosas más importantes en el entrenamiento del portero: ”el conocimiento del juego”. ¿De qué nos sirve sólo pulir técnicamente al portero si luego no compite bien por su poco conocimiento del juego? Debemos preparar al portero para la competición y, para ello, debemos entrenar las tomas de decisión, ya que en la competición el portero está constantemente tomando decisiones.

En la definición de arriba, la enciclopedia (no son cosas mias) dice que ”Para tomar una decisión, cualquiera que sea su naturaleza, hay que conocer, comprender y analizar el problema para poder solucionarlo correctamente”. Es decir, si lo llevamos al fútbol nos está diciendo que debemos ”conocer el juego” y los problemas que puedan surgir durante el mismo (partido) para tomar la decisión correcta en cada momento.



Volviendo al tipo de metodología a utilizar para el entrenamiento de la toma de decisión, lógicamente, debe ser mixta o global puesto que el objetivo es buscar situaciones reales en donde al portero le creemos incertibumbre y le hagamos dudar sobre que decisión debe tomar. En un partido el portero no juega sólo y cuanta más incertidumbre, más opciones y más problemas le creemos en un ejercicio a la hora de elegir la mejor opción, más real será el entrenamiento.


Existen numerosas formas de crear ejercicios de toma de decisión en donde la incertidumbre debe ser la protagonista, ya que en la competición el portero nunca sabe lo que va a ocurrir en cada jugada. Por eso, estos tipos de entrenamientos deben ser muy variables, diferentes y poco intuitivos, en los cuales el portero debe estar en continua alerta y siempre dándole diferentes opciones de elección para que él elija la correcta en cada momento.


Igual la palabra mecanización no es la más correcta porque no siempre vamos a entrenar una toma de decisión idéntica a la competición (muchas veces si) como puede ser la mecanización técnica de un blocaje por ejemplo. Pero si que debemos crear ”situaciones reales” y ser muy creativos a la hora de diseñar tareas y dar diferentes opciones al portero en cada ejercicio para que él elija. Aquí entra en juego el tipo de decisiones.


La enciclopedia dice que hay dos tipos de decisiones: programadas y no programadas.

Cuando hablo de ”mecanizar” me refiero a que cuando entrenemos la toma de decisión del portero, ésta debe ser programada, ya que como dice la enciclopedia ”son aquellas que se toman frecuentemente, es decir son repetitivas y se convierte en una rutina tomarlas; como el tipo de problema que se resuelve y se presentan con cierta regularidad ya que se tiene un método bien establecido de solución y por lo tanto se conocen para abordar este tipo de problemas”. 


Es decir, debemos familiarizar al portero mediante su entrenamiento con situaciones que se va a encontrar en la competición para que no le ”pillen por sorpresa”. 


Como he dicho anteriormente, los entrenadores de porteros debemos ser muy creativos a la hora de entrenar la toma de decisión, creando tareas en donde la incertidumbre sea la protagonista, donde el grado de concentración y extrés del portero sea muy alto (él sabe que tiene diferentes soluciones para realizar correctamente el ejercicio pero todas no son correctas y sólo depende de cada situación) y donde el conocimiento y lectura del juego son imprescindibles para el éxito.

Esta en mi opinión sobre el entrenamiento de la toma de decisión. Creo que es imprescindible este tipo de entrenamiento, ya que el portero y las personas en general vivimos bajo continuas tomas de decisión.

Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *